La invasión de Ucrania por parte de Rusia ha incrementado los precios del carburante en gran parte del planeta. En España, las gasolineras muestran precios nunca antes vistos, llegando a superar los 2 euros por litro. Como era de esperar, los mayores afectados son los trabajadores que viven del transporte y el bolsillo de los particulares, a los que en muchas ocasiones llenar el depósito ya les cuesta más de 100 euros. Por este motivo, es importante conocer algunos trucos para ahorrar combustible.

Comprobar la presión de los neumáticos.

Si comprobar la presión de los neumáticos siempre ha sido un deber del conductor para evitar accidentes, hoy más que nunca se ha convertido en una necesidad.

Una presión correcta permite reducir el consumo de combustible durante el viaje. De hecho, una presión de 0,5 bares inferior a la correcta hace que el consumo aumente en un 2% en áreas urbanas y un 4% en las interurbanas, según el Real Automóvil Club de España (RACE).

Cabe destacar que la presión correcta también depende de las condiciones climatológicas. Los neumáticos necesitan una presión mayor cuando el ambiente es más frio.

Reducir la carga.

El peso es un factor conocido por todo el mundo. Sin embargo, ahora es el momento que muchos conductores estaban buscando para hacer una limpieza general de su automóvil.

Conducir con 100 kilos de peso de más ocasiona que el consumo de combustible aumente hasta un 6%, por lo que conviene reducir la carga que soporta el automóvil, además de repartir correctamente el peso en el coche.

Aumenta el tiempo de puesta en marcha.

El arranque y la puesta en marcha es uno de los momentos en los que más gasolina se desperdicia. Como norma básica, es importante no encender el motor pisando el acelerador.

Además, a la hora de aumentar la velocidad del vehículo, es necesario utilizar la primera marcha durante un máximo de 2 segundos e, inmediatamente, pasar a segunda.

Durante los siguientes 5 segundos es recomendable mantener una velocidad de 20 km/h, según Race, ya que, de esta manera, el conductor ahorrará hasta un 11% de combustible.

Por otro lado, mantener una velocidad constante durante el trayecto ayudará a no desperdiciar gasolina. Es decir, es importante evitar los frenazos, acelerones y cambios de marcha, así como intentar mantenerse en marchas largas el mayor tiempo posible.

Asimismo, apagar el motor cuando el coche va a estar detenido por más de un minuto puede suponer un enorme ahorro, ya que un motor en ralentí puede gastar hasta dos litros de combustible por hora.

Mejor aire acondicionado que ventanillas bajadas.

A pesar de que el aire acondicionado consume combustible, ya que funciona gracias al motor del coche, es mejor opción que bajar las ventanillas.

Conducir, sobre todo a altas velocidades, con las ventanillas bajadas conlleva un gasto enorme de gasolina, ya que afectará directamente a la aerodinámica del vehículo. El aire entrará al coche por las ventanas y aumentar la resistencia, haciendo trabajar más al motor.

¿Debería comprar varios bidones de gasolina y guardarlos en casa?

El acaparamiento es una de las peores decisiones que se pueden tomar. No es recomendable acudir a la gasolinera y adquirir más combustible del que uno va a necesitar.

Leer más…

 

Fuente: El Economista

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Por favor acceder para comentar.