Claves de la gestión de personal en plena pandemia.

Tras la pandemia generada por el Covid-19, muchas empresas han tenido que adaptar y mejorar las políticas internas referidas a los procedimientos de teletrabajo. Con ello, las empresas se han empezado a preocupar del estado emocional de los empleados trabajando en sus hogares. Debido a esta situación, para todas las empresas y sus departamentos de Recursos Humanos la gestión de personal debe estar enfocada a la captación e identificación de conflictos en el teletrabajo, pues no todos los empleados están preparados para ello. Además, es muy posible que estos procesos no estén bien establecidos dentro de la organización laboral de la empresa.

La función más importante del departamento de gestión de personal es prestar especial atención a la salud en el trabajo dentro de los hogares. La situación actual no tiene precedentes y es el momento de abrir todos los canales de comunicación para que todos los trabajadores expresen cómo se encuentran, cómo se están enfrentando a la situación y cómo creen que se podría mejorar.

En este punto hacemos hincapié en alguna de las acciones que los departamentos de gestión de personal y retención de talento deberían plantearse para hacer frente a esta novedosa situación:

  • Promoción de programas de actividades extra laborales. Se trata de programas totalmente dirigidos a mejorar el estado anímico de los trabajadores; estamos hablando, por ejemplo, de actividades tan de moda como la meditación, el yoga, mindfulness, entrenamiento deportivo a través de cursos virtuales y apoyado en profesionales proporcionados por la empresa, etc. Aunque parezcan demasiado superficiales, a veces, lo simple es lo que mejor se adapta a las necesidades.
  • Fomento de programas de hábitos diarios de producción. Se trata de una acción que la empresa podrá fomentar entre sus trabajadores, a través de la concienciación de los múltiples beneficios que proporciona el mantener ciertos hábitos. Con ello, además, se aumentará la productividad de los empleados. Se trata, por ejemplo, del fomento del cuidado de la alimentación o de una adecuada organización diaria. También es importante que la empresa promueva hábitos de comunicación entre los empleados, para que los trabajadores, aún trabajando a remoto, no se sientan aislados.

Leer más…

 

Fuente: Cinco Días

Los autónomos cuentan con dos formas de calcular el IRPF que tendrán que abonar a Hacienda cada trimestre: el sistema de estimación directa y el de estimación objetiva. Sin embargo, no todos los trabajadores por cuenta propia tienen el poder de decisión para elegir un sistema u otro, pero algunos pueden cotizar en cualquiera de los dos.

Sistema de estimación directa.

El sistema de estimación directa es el régimen de tributación del IRPF al que pertenece la gran mayoría del colectivo. No obstante, formar parte de él depende del volumen de facturación y el tipo de actividad que se desarrolle, por lo que no cualquier trabajador puede incluirse en él.

Este régimen tiendo dos vertientes que se diferencian por el resultado del cálculo de los rendimientos de sus actividades económicas: normal o simplificada.

Estimación directa normal.

Dentro de este sistema se incluyen aquellos profesionales cuya cifra de negocio supere los 600.000 euros al año. Sin embargo, también se puede formar parte de él de manera voluntaria, aunque el resultado sea inferior.

Estimación directa simplificada.

A este régimen pertenecen todos aquellos autónomos cuya cifra anual de negocio sea inferior a los 600.000 euros. También pueden formar parte aquellos cuya actividad no forma parte del régimen de estimación objetiva o no forma parte del régimen de estimación directa normal.

Sistema de estimación objetiva.

El sistema de módulos, o estimación objetiva, se diferencia de los otros dos regímenes en que los impuestos no se miden en función del beneficio recaudado. En su lugar, se abonan según los parámetros que establece la Administración: los módulos.

Esto se debe a que es muy habitual que determinados autónomos cobren a sus clientes en efectivo, como los bares, los restaurantes, las carnicerías y pescaderías, entre otros pequeños negocios similares.

Leer más…

 

Fuente: El Economista

El Gobierno firma con los interlocutores sociales un gran acuerdo para garantizar el poder adquisitivo de los pensionistas y reforzar la sostenibilidad del sistema público de pensiones.

El Gobierno y los interlocutores sociales CEOE, Cepyme, CCOO y UGT han suscrito un gran acuerdo en materia de pensiones, trasladando las recomendaciones aprobadas por el Pacto de Toledo el pasado otoño, también recogidas en parte en el componente 30 del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Es el primer gran pacto sobre pensiones en el marco del diálogo social desde el año 2011.

“Este acuerdo elimina la incertidumbre sobre las pensiones. Y lo hace asegurando la suficiencia de las pensiones, reforzando la sostenibilidad del sistema a medio y largo plazo e introduciendo elementos de equidad”, ha declarado el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en el acto de la firma celebrado en el Palacio de la Moncloa.

En este acuerdo, firmado hoy, se da cumplimiento a la recomendación 2ª del Pacto de Toledo, garantizando el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones y corrigiendo definitivamente la fórmula introducida en 2013, cuya aplicación está suspendida desde 2018. De esta forma, se fija un mecanismo estable de revalorización y el 1 de enero de cada año se incrementarán las pensiones de acuerdo con la inflación media anual registrada en noviembre del ejercicio anterior. En el caso de que se produzca un año de IPC negativo, las pensiones quedarán inalteradas.

Además, el acuerdo incluye una evaluación periódica de este nuevo mecanismo de revalorización de las pensiones, que se realizará en el marco del diálogo social cada cinco años.

En segundo lugar, siguiendo la recomendación 12ª, se incorporan diversas previsiones dirigidas a acercar voluntariamente la edad efectiva a la edad ordinaria de jubilación. En este aspecto se incluyen cuatro medidas: la revisión de la jubilación anticipada tanto voluntaria como involuntaria y por razón de la actividad, la jubilación demorada, la jubilación activa y la jubilación forzosa.

Una de las novedades es que los coeficientes reductores relacionados con el adelanto de la edad de jubilación se aplicarán sobre la pensión y no sobre la base reguladora de la misma, como hasta ahora.

En concreto, respecto a la jubilación anticipada voluntaria, los coeficientes pasarán a ser mensuales para dar más flexibilidad a los futuros pensionistas y fomentar el desplazamiento voluntario de la edad de acceso a la jubilación. Además, se dará un tratamiento más favorable a las carreras de cotización más largas. En la mayoría de los casos, además, los coeficientes serán más bajos que los actualmente vigentes con el fin de incentivar pequeñas demoras en la salida del mercado laboral.

Otro de los elementos del pacto en esta materia es la supresión de los aspectos regresivos del sistema. En los casos de pensiones teóricas por encima de la máxima se hará de forma progresiva durante un plazo de 10 años a partir del 1 de enero de 2024.

Leer más…

 

Fuente: Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones

Es la típica pregunta que se hacen muchos emprendedores tras alumbrar una idea mientras desempeñan un trabajo por cuenta ajena. No saben si podrán materializar su proyecto particular sin abandonar su empleo. Y, claro que sí, compaginar ambos trabajos sin menoscabo de sus derechos es posible. Se llama pluriactividad.

La pluriactividad existe cuando un asalariado inicia otro trabajo por cuenta propia. Ello supone que debe cotizar en el Régimen General por lo que percibe de la empresa como empleado por cuenta ajena y, a la vez, en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) por los ingresos como trabajador por cuenta propia. Lo que exceda del tope establecido por la Seguridad Social se le reintegrará de oficio por este organismo. Y, en principio, tendrá derecho cuando se jubile a dos pensiones.

Según establece el artículo 28 de la Ley de apoyo a los emprendedores y su internacionalización los beneficios para los autónomos que se apunten a esta figura legal son los siguientes:

1. «Los trabajadores que causen alta por primera vez en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos y con motivo de la misma inicien una situación de pluriactividad , podrán elegir como base de cotización , la comprendida entre el 50 por ciento de la base mínima de cotización establecida anualmente con carácter general en la Ley de Presupuestos Generales del Estado durante los primeros dieciocho meses, y el 75 por ciento durante los siguientes dieciocho meses, hasta las bases máximas establecidas para este Régimen Especial.

2. En los supuestos de trabajadores en situación de pluriactividad en que la actividad laboral por cuenta ajena lo fuera a tiempo parcial con una jornada a partir del 50 por ciento de la correspondiente a la de un trabajador con jornada a tiempo completo comparable, se podrá elegir en el momento del alta, como base de cotización la comprendida entre el 75 por ciento de la base mínima de cotización establecida anualmente con carácter general en la Ley de Presupuestos Generales del Estado durante los primeros dieciocho meses, y el 85 por ciento durante los siguientes dieciocho meses, hasta las bases máximas establecidas para este Régimen Especial.

3. La aplicación de esta medida será incompatible con cualquier otra bonificación o reducción establecida como medida de fomento del empleo autónomo, así como con lo previsto en el artículo 113 Cinco.7 de la Ley 17/2012, de 27 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2013, o artículos equivalentes de las sucesivas Leyes de Presupuestos Generales del Estado.”

Para acogerse a este sistema se deben cumplir dos requisitos fundamentales. Por un lado, el trabajador debe estar dado de alta en el RETA y en el Régimen General de la Seguridad Social y por otro, no puede tener firmada una cláusula de exclusividad.

Exclusividad

El artículo 21 del Estatuto de los Trabajadores contempla la posibilidad de exigir la exclusividad a cambio de una compensación. Esto se denomina pacto de no concurrencia.

Recuerde que, aunque haya firmado un acuerdo de no concurrencia, podrá liberarse, preavisándolo a la empresa con 30 días de antelación y renunciando a la compensación económica pactada.

El desempeño de otros trabajos por cuenta propia sin avisar a la empresa es uno de los principales motivos de despido por eso es necesario asegurarse de dos cosas: de que no existe ningún tipo de cláusula de exclusividad a la que tengamos que renunciar y de que cumplimos con la obligación de la comunicación previa.

Cotizaciones

Como está dado de alta en dos regímenes de Seguridad Social distintos, en cada uno de ellos tendrá derecho a las prestaciones correspondientes por enfermedad, accidente, maternidad o paternidad…

Igualmente, si quiere pagar menos recuerde que una de las ventajas de la pluriactividad en relación a la Seguridad Social es que puede excluir de las coberturas del RETA aquellas por las que ya esté cotizando en el Régimen General.

Ahora bien, y como no podía ser de otra forma, si paga los dos regímenes, tendrá derecho a dos prestaciones en caso de baja y si no paga las contingencias por incapacidad temporal, se ahorrará dinero en la cotización del RETA, pero en caso de baja solo tendrá derecho a una prestación.

Finalmente, le indicamos que, si ha cotizado por contingencias comunes una cuantía superior a 12.917,37 euros anuales, tendrá derecho a una devolución del 50% del exceso, con el tope del 50% de las cuotas ingresadas en el RETA.

Hasta hace poco era necesario presentar una solicitud para obtener la devolución, pero actualmente es la Seguridad Social la que le devolverá de oficio el exceso de cuotas.

Leer más…

 

Fuente: CISS Wolters Kluwer

El trabajo del futuro se abre paso a velocidad de vértigo. La fuerza laboral se automatiza con rapidez y la adopción de nuevas tecnologías transforma las entrañas de las empresas. Las profesiones emergentes, relacionadas con la economía verde, el análisis de datos o la inteligencia artificial ganan peso. Mientras, los secretarios administrativos, contadores u obreros de fábricas son sustituidos por ordenadores. Dentro de cinco años, 85 millones de empleos quedarán obsoletos, pero se generarán 97 millones de perfiles nuevos adaptados a una convivencia profesional con máquinas y algoritmos, según el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés). “Esto es un aviso que nos obliga a adaptarnos y reinventarnos”, afirma Alexandra Hernández, directora de Talento de Santander Universidades y Universia.

Porque en un mundo que se transforma a pasos de gigante, la formación continua tendrá un papel primordial. “La formación, y en concreto la destinada a las personas trabajadoras, es y será el eje del cambio de modelo productivo”, destacan los expertos de la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (Fundae). A las competencias que los trabajadores y empresas ya tienen habrá que añadir nuevas capas de conocimiento profesional. La necesidad de formación a lo largo de la vida está relacionada con la evolución de las demandas del mercado laboral, lo cual no es algo nuevo, dice Agustín Carlos Caminero, vicerrector adjunto de Formación Permanente de la UNED. La persona que finalizó sus estudios de Derecho en 1970, explica este experto, debió actualizar sus conocimientos cada vez que aparecían nuevas leyes; igual que tendrá que hacer la persona que finalice los mismos estudios en 2021.

De forma incluso más importante por el constante avance de la tecnología, “la persona que completó sus estudios de Ingeniería en Informática en 1970 debió realizar un procedimiento de actualización similar al que realizará otra persona que consiga la misma titulación en 2021”, abunda Caminero. La diferencia más importante radica en el hecho de que hoy existe una amplísima variedad de ofertas educativas, tanto presenciales como online, para hacer frente a tales necesidades. Esto permite a los trabajadores permanecer actualizados con un coste y esfuerzo más reducidos, todo ello sin salir de casa.

Leer más…

 

Fuente: El País

Es importante tener en cuenta los años trabajados y la base reguladora.
La Seguridad Social tiene unos parámetros que van subiendo anualmente.

Uno de los grandes interrogantes que se abren en la mente de todos los trabajadores es qué pensión de jubilación les quedará para tener cubierta el resto de su vida una vez comience su retiro profesional. Y, eso, como casi en todos los aspectos correspondientes a las pensiones, depende en buena medida de nuestra trayectoria laboral anterior.

Lo primero que hay que saber es la fecha ordinaria de jubilación. Cada año va cambiando, dentro de una subida progresiva en una proyección del sistema que dejará en 2027 dicha edad en 65 años para trabajadores con 38 años y 6 meses trabajados y 67 años para los que no lleguen a ese tope. Pero, de cara a 2021, el año que nos importa, la edad de jubilación es de 65 años con 37 años y 3 meses cotizados y de 66 años para quienes no lleguen a esa cantidad.

Esta edad es una de las referencias para la jubilación ordinaria, pero se dan casos en los que los trabajadores pueden jubilarse antes de esa edad. Dentro de este grupo está la jubilación antcipada (que José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, quiere reformar) y la jubilación anticipada especial derivada del cese no voluntario en el trabajo o la anticipada por la naturaleza excepcionalmente penosa, peligrosa, tóxica o insalubre del trabajo.

Al margen de estas excepciones en cuanto a la edad de jubilación, el método para calcular la pensión de jubilación es homogéneo y tiene en cuenta dos variables que van dadas de la mano: los años trabajados y la base reguladora.

Leer más…

 

Fuente: El Economista

Aumentarían las cotizaciones y las bases reguladoras de los trabajadores.
La subida de cuotas de autónomos estaba congelada hasta la subida del SMI.

El Gobierno baraja la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para este segundo semestre del año después de fracasar las negociaciones a tal efecto a finales de 2020. La idea del comité de expertos del Ejecutivo es la de implantar subidas de entre 61 y 99 euros para dejar este salario en una horquilla de entre 1.011 y 1.049 euros al mes en 14 pagas para 2023. Todos los escenarios, eso sí, tendrían sus implicaciones.

De acuerdo con BBVA, la subida del SMI tiene dos consecuencias que afectan de forma directa al sistema de pensiones público y que tienen que ver con la financiación del propio sistema y la cuantía de las futuras pensiones de los pensionistas de los próximos años.

El primer punto es el aumento de las cotizaciones. Si sube el SMI, también lo hacen las cotizaciones sociales de los trabajadores. Lo mismo sucederá con las bases de cotización mínimas, por lo cual las bases de todos los salarios que tengan que subir para actualizarse con el SMI…subirán en paralelo.

También aumentarán las bases reguladoras de los trabajadores. Estas bases son las que sirven de referencia para el cálculo de las pensiones de jubilación (actualmente se hace un promedio de las bases de cotización de los últimos 24 años) y con el aumento de los salarios mínimos también se notará un incremento en estas bases.

En consecuencia, aumentará el gasto del sistema en pensiones, ya que el con unas bases de cotizaciones más altas, las pensiones de jubilación irán incrementándose en cuantía. BBVA explica que el aumento del coste también afectará a las pensiones por incapacidad permanente.

Leer más…

 

Fuente: El Economista

El ministro Escrivá promete que el cambio no afectará a las jubilaciones de 2021.

No quiere condicionar comportamientos de pensionistas de forma “súbita”.

Así es la reforma de Escrivá

El principal cambio que propone Escrivá en las prejubilaciones o es la reforma de los coeficientes reductores que se aplican a las personas que toman la decisión de jubilarse de forma anticipada. Dichos coeficientes han sido retocados y, además, pasan a ser mensuales en lugar de trimestrales y se aplican sobre la cuantía de la pensión, no sobre la base reguladora.

  • En las prejubilaciones de personas con cotizaciones de menos de 38 años y 6 meses, pasa de un 2% a un 3,26% en el primer mes, de un 8% al 5,5% el primer año y del 16% al 21% si son dos años antes.
  • En las prejubilaciones para personas con cotizaciones de entre 38 años y 6 meses y 41 años y 6 meses, el coeficiente cambia de un 1,875% a un 3,11% en el primer mes, de un 7,5% al 5,25% el primer año y del 15% al 19% con dos años.
  • En las prejubilaciones de personas con cotizaciones de entre 41 años y 6 meses y 44 años y 6 meses, se pasa de un coeficiente del 1,75% al 2,96% el primes mes, de un 7% al 5% el primer año y de un 14% al 17% el segundo año.
  • Las prejubilaciones de personas con cotizaciones de más de 44 años y 6 meses, el coeficiente cambia de un 1,625% a un 2,81 el primer mes, de un 6,5% al 4,75 en un año y permanece en el 13% para las prejubilaciones de dos años de anticipación.

Leer más…

 

Fuente: El Economista

La directiva europea no permite utilizar estas fórmulas para cubrir situaciones permanentes y duraderas.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha fallado contra la normativa española que permite la renovación continua de contratos temporales en el sector público a la espera de procesos de selección, a la vez que prohíbe que esos trabajadores pasen a ser considerados como indefinidos no fijos. La justicia europea analiza el caso que le plantea el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, relativo a una trabajadora que encadenó contratos de duración determinada en el Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (Imidra) desde 2003 hasta 2016, cuando su plaza fue adjudicada a un trabajador fijo tras un proceso extraordinario de consolidación de empleo.

La sala, en definitiva, argumenta que la renovación de contratos temporales para atender “necesidades que en realidad no tienen carácter temporal, sino al contrario, permanente y duradero”, no está justificada por la directiva europea.

A su vez, explica que la normativa comunitaria debe interpretarse en el sentido de que consideraciones puramente económicas, relacionadas con la crisis económica de 2008, no pueden justificar que el Derecho nacional no cuente con medidas destinadas a prevenir y sancionar la utilización sucesiva de contratos de trabajo de duración determinada.

Leer más…

 

Fuente: Cinco Días

Real Decreto-ley 11/2021, de 27 de mayo, sobre medidas urgentes para la defensa del empleo, la reactivación económica y la protección de los trabajadores autónomos.

Conjunto de medidas necesarias para defender el empleo y garantizar la viabilidad futura de las empresas, cubriendo, a tal fin, los siguientes objetivos:

a) Prorrogar la aplicación de cuantas medidas de flexibilidad se han adoptado desde el comienzo de la crisis sanitaria y en los términos previstos en el Real Decreto-ley 2/2021, de 26 de enero, incluidas las medidas extraordinarias en materia de exoneraciones en las cotizaciones a la Seguridad Social de las empresas.

b) Prorrogar las medidas extraordinarias en materia de protección por desempleo de las personas trabajadoras recogidas en el Real Decreto-ley 30/2020, de 29 de septiembre, de medidas sociales en defensa del empleo.

c) Prorrogar todas aquellas medidas complementarias de protección del empleo que se entienden precisas para garantizar la necesaria estabilidad, evitando despidos y destrucción de puestos de trabajo, previstas en los artículos 2 y 5 de la Ley 3/2021, de 12 de abril, por la que se adoptan medidas complementarias, en el ámbito laboral, para paliar los efectos derivados del COVID-19, y en la disposición adicional sexta del Real Decretoley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, en la redacción dada por el Real Decretoley 18/2020, de 12 de mayo, de medidas sociales en defensa del empleo, así como los límites relacionados con el reparto de dividendos y transparencia fiscal y el uso de horas extraordinarias y nuevas externalizaciones.

BOE nº 127. Viernes, 28 de mayo de 2021

Más información:

V Acuerdo Social en Defensa del Empleo

 

Fuente: Colegio de Economistas de Granada