El tipo más bajo ronda el 2,5% TAE pero en general supera el 3% por el alza del euríbor.
La mayoría de entidades ya ha renunciado a ofertas concretas en subrogación.

Eli y Chema no se lo pensaron demasiado. Cuando todo apuntaba a que los tipos de interés iban a subir y el euríbor se pondría en positivo, con una hipoteca pendiente de más de 360.000 euros a 27 años por su chalé adosado, cambiaron el pasado enero de tipo variable a fijo para asegurarse una cuota estable. Con la ayuda de un intermediario, en pocos días lograron sin problemas el 0,88% TAE con Liberbank (fusionada ahora Unicaja Banco). Cuentan aliviados –y con cierto orgullo– cómo su decisión les ha salvado de pagar más en las cuotas venideras, teniendo en cuenta que su diferencial era del 1% más euríbor y que el índice de referencia ha pisado el acelerador y ya supera el 2,5% en tasa diaria frente al -0,5% de principios de año. Sus amigos Vanesa y Fidel quieren seguir sus pasos y han empezado a preguntar en varias entidades. Pero ellos ya no van a encontrar un precio fijo tan atractivo.

Estaban en el lugar adecuado en el momento preciso. El año pasado y aún a comienzos de este, los tipos fijos estaban en auge y los bancos mejoraban las condiciones para llevarse las hipotecas de otros bancos –lo que se conoce como subrogación–. Pero ahora el escenario es bien distinto. Con las tasas rectoras del Banco Central Europeo (BCE) subiendo más de lo previsto, hasta el 1,25%, y el euríbor disparado, la banca está encareciendo rápidamente las hipotecas fijas porque prefiere que se contraten variables para obtener mayores márgenes. Así, Vanesa y Fidel tendrán suerte si consiguen un fijo que ronde el 2,5% TAE o no llegue al 3% TAE.

“Empecé a preguntar a finales de agosto y en Imagin me ofrecían un 1,78% TAE. Evo Banco me proponía un 2% TAE. El resto eran más caros. El problema es que hay que reunir muchos papeles y rellenar mucha documentación y entre unas cosas y otras se tarda bastantes días. No tengo claro que cuando vuelva con toda la información me sigan ofreciendo lo mismo. Además, hay mucha incertidumbre y si la guerra de Ucrania acaba puede que el euríbor se estabilice. Un buen momento para cambiar habría sido cuando ofrecían tipos fijos de menos del 1%, pero esperé porque yo tengo un diferencial del 0,80% y no pensé que el euríbor subiría tan rápido. Ahora no sé si me sale a cuenta”, explica Fidel.

Los analistas creen que el euríbor frenará la escalada y acabará el año alrededor del 2,5% en tasa mensual.

Muchos ciudadanos con hipotecas a tipo variable se encuentran actualmente en la misma tesitura. Las cuotas están subiendo más de 2.000 euros al año de media, pero los expertos creen que el euríbor podría pisar el freno y acabar el año alrededor del 2,5%. La subida se podría parar ahí. Además, las hipotecas fijas ya no son el producto estrella de los bancos y los intereses anunciados en los escaparates rondan en general el 3% TAE.

Cada vez menos entidades financieras publicitan ofertas exclusivas por subrogación, para el cambio de hipoteca a otro banco. La mayoría comercializan los mismos tipos que para las nuevas hipotecas o hacen propuestas personalizadas según el cliente, favoreciendo a los más solventes.

Leer más…

Fuente: Cinco Días

El alto Tribunal sienta jurisprudencia y se posiciona en contra del criterio de Hacienda en materia de trabajo por cuenta propia. “No son obsequios gratuitos y forman parte de la actividad comercial”.

El Tribunal Supremo ha sentenciado que los autónomos podrán deducirse los gastos financieros, como los intereses de un préstamo, aunque éstos no hayan servido para generar ingresos.

El alto Tribunal sienta jurisprudencia y se posiciona en contra del criterio de Hacienda en materia de trabajo por cuenta propia. “No son obsequios gratuitos y forman parte de la actividad comercial”, dice el fallo.

“La sentencia supone un avance, ya que muchos de los gastos que tienen no están directamente relacionados con el negocio”, explica María Teresa González Martínez, abogada defensora, para quien el costo de un préstamo “no es un regalo y es totalmente deducible incluso si no se utiliza directamente para generar ingresos”.

Hacienda tumba en algunos casos estas desgravaciones porque, aparentemente, no sirven directamente para generar beneficios y, por tanto, los considera como “liberalidades” o “donativos”, califica la sentencia.

Los magistrados extienden así a los gastos financieros la misma doctrina que ya había utilizado a principios de este año para respaldar la deducibilidad de los gastos de representación.

Entonces, reconoció que no era necesario que los gastos derivados de pagar una comida con un cliente en un restaurante sirvieran directamente para generar un ingreso.

En cualquier caso, “el gasto está ahí, vinculado a la actividad y son costes para el negocio, aunque luego no tenga retorno”, puntualiza González.

Para la letrada, este fallo supone un cambio de paradigma y ofrece una visión más amplia, ya que hasta ahora la Agencia Tributaria pedía al trabajador estrictas justificaciones. Pero no será aplicable en todos los casos, recuerda. “Se deben cumplir las condiciones generales de contabilidad y credibilidad de deducción de gastos, es decir, cuentas registradas, aplicación de normas y prueba documental”, concluye.

 

 

Fuente: CISS Portal de Actualidad. Consejo General de Economistas.

Qué variables determinan el importe final de la inversión inicial, cuáles son los principales gastos una vez se inicia la actividad, qué partidas suelen pasar desapercibidas al franquiciado…

Aclaremos, en primer lugar, que en la inversión inicial que las marcas comparten con los potenciales asociados hay que añadir siempre la coletilla de “aproximada”, ya que entran en juego diferentes variables que determinarán su importe definitivo. Digamos que es un punto de partida para que ambas partes empiecen a hablar.

En este sentido, desde Halcón Viajes explican que, más allá del canon de adhesión con el que identifican esa inversión inicial, piden al franquiciado una situación financiera solvente. “La fianza que solicitamos para la firma del contrato es un aval bancario de 20.000 euros, que se mantiene durante la vigencia de la franquicia por las características de los procedimientos de venta y cobro en nuestro sector», explica José Ignacio Rosales, director comercial de Franquicias del Grupo Ávoris, que integra las otras redes de agencias B The Travel Brand y Viajes Ecuador. «Hay que pensar que una vez que el negocio está en marcha, el asociado sólo debe ocuparse en vender, ya que la relación, condiciones y crédito con los diferentes proveedores lo ofrece el franquiciador”.

La obra civil es otra de las partidas clave para definir el importe final de la inversión que nos permitirá abrir nuestro negocio asociado. Por lo general su cuantía es elevada y oscila según el estado del local, de ahí que algunas centrales no incluyan este concepto en la inversión inicial que comunican a los potenciales asociados, como en Alfa Inmobiliaria. “Cuando una marca exige un estándar de imagen, sabe qué costes puede suponer una reforma”, aclara su vicepresidente Jesús Duque. “Por nuestra parte, no existe ninguna imposición, salvo el rótulo luminoso. El dato que aportamos de 30.000–40.000 euros [de obra civil] se basa en una reforma de adaptación de tabiques para tener sala de reuniones, adaptación iluminaria, pintado, mobiliario, rótulo… Este importe podrá ser mucho menor o mayor, según el tamaño del local y las mejoras a implantarse, pero siempre por decisión del franquiciado, no por imposición de Alfa Inmobiliaria”.

En Zafiro Tours, «como no se exige un local estándar, algunas agencias comenzaron a rodar con un gasto de apenas mil euros en este ámbito y otras cuya inversión es mayor», explica Lola Martín, del Departamento de Expansión. «A partir de aquí, el mínimo es colocar el rótulo y el importe dependerá de su rotulista. Siempre consejamos que contrate a proveedores de cercanía y que revise con, al menos, tres empresas».

Advierten desde La Fábrica del Cartucho que no hay un comportamiento lineal en este aspecto. «Podemos movernos desde 100 euros hasta los 10.000 según las condiciones y estado de cada local; lo cierto es que no hay una horquilla estable», detalla Joan Gimeno, responsable de la cadena. «Por eso, precisamente, asesoramos a los franquiciados a la hora de escoger y seleccionar el local, tanto desde del punto de vista de la comerciabilidad como de minimizar el impacto de la obra civil para conseguir una mayor y más rápida rentabilidad».

PARTIDAS QUE SUELEN PASAR DESAPERCIBIDAS

Dentro de la inversión existen una serie de conceptos relevantes que con demasiada frecuencia no son tenidos en cuenta por el franquiciado. Y aquí toman la delantera los gastos relacionados con el arrendamiento del local. “Tras varios años de experiencia, hemos detectado que las licencias de apertura y las garantías que piden los propietarios de los locales de alquiler son los principales puntos que pasan inadvertidos para los franquiciados”, explica Gimeno.

En línea con lo anterior, “existen varios gastos fijos que, por la naturaleza de los mismos, generan una inversión continua y puede ocasionar problemas si no se realiza un estudio y control exhaustivo de los mismos, como el alquiler del local”, señala Víctor Muro, responsable del Departamento de Expansión de Ecomputer. “Si el franquiciado se compromete aquí con un coste demasiado alto, por las expectativas de la zona donde se encuentra al generar un retorno e inmediatez rápidos, esto puede ocasionarle un gasto elevado que a veces es difícil de recuperar en los primeros meses”.

Y UNA VEZ COMIENZA LA ACTIVIDAD…

Otro aspecto a considerar tiene que ver con aquellos gastos que uno debe afrontar desde el instante en el que levante la persiana física o virtual, algo que el franquiciado también debería conocer al milímetro. A continuación, alguno de los más relevantes.

Leer más…

 

 

Fuente: Emprendedores

Hay que conocer el riesgo que se asume y las comisiones ocultas en un producto sin TAE.

Las subidas de tipos de interés que ha emprendido el Banco Central Europeo (BCE) van a provocar una avalancha de ofertas en productos de ahorro. A los tradicionales depósitos y cuentas corrientes de los bancos se empiezan a sumar las aseguradoras, que tienen todo un catálogo de pólizas que permiten ahorrar e invertir. Conocer bien en qué consisten esos seguros es fundamental para no llevarse sorpresas desagradables.

La fórmula bajo la que se articulan los productos financieros del sector asegurador suele ser la misma, aunque hay muchas tipologías jurídicas y fiscales detrás. Se trata siempre de un capital, que se aporta de golpe o poco a poco, para contratar un seguro de vida.

En estos seguros de vida-ahorro, la indemnización que cubre la póliza de vida en caso de fallecimiento es residual. En cambio, la mayor parte del capital tiene un componente puramente financiero: la aseguradora lo guarda en nombre del cliente y se dedica a conseguir una rentabilidad para él.

Las modalidades de estos seguros de vida-ahorro son múltiples: planes individuales de ahorro sistemático (PIAS), seguros individuales de ahorro a largo plazo (Sialp), rentas vitalicias, unit linked… Las denominaciones pueden echar para atrás. Cada uno de ellos tiene sus propias especificidades en cuanto a cómo tributan, qué liquidez tienen y cuánto riesgo pueden asumir en nombre del cliente.

En España ya hay 184.730 millones de euros en seguros de vida-ahorro, de acuerdo con los datos de Unespa –la patronal aseguradora–, correspondientes a junio. De hecho, hay más dinero ahorrado por esta vía que en planes de pensiones (117.000 millones).

TODAS LAS MODALIDADES SEGUROS DE VIDA-RIESGO

  • Sialp. Los seguros individuales de ahorro sistemático son la modalidad más conservadora de los seguros de vida-riesgo. Y también la figura más joven. Desde su creación en 2015 se han acumulado 4.000 millones de euros en este producto. Como la compañía debe garantizar el 85% de la inversión, las rentabilidades son siempre comedidas. El tope máximo de aportación son 5.000 euros y si se rescata a partir del quinto año no hay que tributar por los rendimientos generados.
  • Pias. Los planes individuales de ahorro sistemático se crearon en 2007 para fomentar que la gente fuera haciendo aportaciones mensuales a su producto de vida-ahorro. Los primeros años predominaron los PIAS que ofrecían rentabilidades garantizadas, pero con los bajos tipos de interés se extendieron más los PIAS flexibles, que ya no dan un tipo garantizado y entrañan más riesgo. El dinero se puede recuperar en cualquier momento, pero puede haber penalizaciones. El tope máximo de aportación es de 8.000 euros al año. Hay 14.000 millones ahorrados aquí.
  • Unit linked. Es lo más parecido a un fondo de inversión que hay dentro del mundo asegurador. El tomador asume todo el riesgo de los activos subyacentes. Hay 20.000 millones bajo esta fórmula.
  • Rentas vitalicias. Se aporta un capital y la aseguradora se compromete a abonar una renta mensual hasta el momento del fallecimiento, ya sea con cargo al capital aportado o solo con los rendimientos que se generan. Cuando la persona es muy anciana no compensa su contratación. Las aseguradoras tienen 86.000 millones bajo esta fórmula.
  • Capitales diferidos. Lo utilizan las empresas para los planes de incentivos de sus empleados. Acumulan 45.000 millones.

El punto en común de todos estos productos es que se basan en una póliza de vida. Pero las diferencias son tan grandes que conviene entender muy bien el producto que se contrata. Además, los problemas que ha atravesado la banca en los últimos años han hecho que hayan potenciado mucho la venta de estos seguros, que muchas veces son difíciles de explicar.

Retorno y costes.

Nadie da duros a pesetas. Tampoco las aseguradoras. Hoy por hoy, los tipos que ofrecen los bancos en los depósitos a un año están todavía en el 0,02% (con alguna salvedad, como la promoción del Banco Pichincha, que da un 0,5% anual para captar clientes). Los seguros que ofrecen un tipo de interés garantizado, nunca pueden ofrecer unos tipos que estén muy por encima de esos niveles. Y, si así fuera, mejor desconfiar ya que una mayor rentabilidad será a costa de asumir mayor riesgo.

Por ejemplo, el PIAS 6M de Mapfre está dando una rentabilidad garantizada revisable semestralmente, que ahora está en el 0,30%. Para asegurar un nivel mínimo de rentabilidad, las aseguradores recurren a comprar deuda pública de la máxima calidad, cuyos rendimientos han estado bajo mínimos en los últimos años y han impuesto por tanto muy bajos retornos a los seguros. Pero el alza actual de rentabilidad de los bonos, sí abre ahora la posibilidad de pagar más al cliente.

Banca March lanzó la semana pasada el producto Avantia Ahorro Plus, un seguro a prima única que permite obtener una rentabilidad del 1,25% el primer año. Con un tope de inversión de 50.000 euros y penalización por rescate anticipado. Se trata de un producto gancho, con un interés por encima del mercado.

Carlos Lluch, fundador de la correduría de seguros Lluch & Juelich, explica que “es muy importante que el cliente tenga en cuenta que el dinero que va a generar esa rentabilidad no es exactamente el que pone el cliente”. Así, en el caso de estos seguros de vida-ahorro, del capital aportado hay que descontar la parte que va para suscribir la póliza de vida pura y dura, descontar los gastos de gestión de la aseguradora, y descontar los gastos de comercialización (que cobra el agente, la sucursal bancaria o la correduría). Al final, el cliente que ha puesto 5.000 euros para contratar un seguro se puede dar cuenta de que el interés comprometido solo se aplica sobre 4.500 euros. Puede ser más o menos en función de los gastos aplicados.

Además, una de las peculiaridades de la comercialización de estos productos es que estos gastos de comercialización se pueden cobrar por anticipado. Esto hace que en muchas ocasiones tengan que pasar muchos años hasta que el cliente pueda recuperar al menos el montante total de dinero desembolsado.

Un asesor financiero que ha podido analizar cientos de pólizas de seguros asegura que “en la mayoría de los casos se tarda mucho tiempo hasta que se recupera el capital invertido, porque pesan mucho las comisiones iniciales”. Según comenta, hay algunos productos analizados que, pese a ofrecer un supuesto retorno anual del 6%, con todos los gastos asociados no se llega a generar retornos positivos hasta que no pasan 14 años.

Antonio Luis Gallardo, responsable jurídico de la asociación de defensa de los consumidores Asufin, recuerda que “en muchos de los seguros el gran problema es la liquidez, que está limitada en los primeros años o tiene recargos muy altos”. Este experto recuerda que a veces las compañías venden estos productos “como si fueran cuentas corriente”, sin explicar adecuadamente sus limitaciones.

Nivel de riesgo.

A diferencia de los depósitos o de las cuentas corrientes, que son productos muy estandarizados, los seguros de vida-ahorro presentan muchas modalidades.

En el nivel más bajo de riesgo aparecen los seguros de inversión a largo plazo (Sialp), en los que la aseguradora tienen que garantizar como mínimo el 85% del capital aportado. El tope de aportación es de 5.000 euros al año. En Cuenta Caixafuturo – Sialp, de CaixaBank– se garantiza en la actualidad un tipo de interés del 0,1%. El dinero se puede rescatar en cualquier momento, pero si se mantiene cinco años tiene una cierta ventaja fiscal.

Leer más…

Fuente: Cinco Días

Esta sentencia facilita las devoluciones a aquellos que solo impugnaron la inexistencia del incremento del valor en la transmisión sin hacer alusión a la posible inconstitucionalidad del método de cálculo de la base imponible de este impuesto.

El Tribunal Supremo ha fallado a favor de un recurso interpuesto por un particular que pedía a un ayuntamiento la devolución del impuesto de plusvalía, al considerar que esta liquidación «es inválida y carente de eficacia por la inconstitucionalidad de las normas legales de cobertura».

Esta sentencia facilita las devoluciones a aquellos que solo impugnaron la inexistencia del incremento del valor en la transmisión sin hacer alusión a la posible inconstitucionalidad del método de cálculo de la base imponible de este impuesto.

En este caso en particular, la sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo analiza unos recursos presentados contra el Ayuntamiento de Lleida respecto a unas compraventas de viviendas y locales por valor de 6 millones de euros.

El Alto Tribunal concluye que el pago correspondiente en este caso en concepto de Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza (IIVTNU) «tiene un alcance confiscatorio de la riqueza gravada».

«Por tanto, cabe declarar que resultan contrarios al principio de capacidad económica y a la prohibición de confiscatoriedad aquellos supuestos en los que, como es el caso litigioso, el importe de la cuota tributaria a abonar en concepto del IIVTNU resulte equiparable, en una proporción materialmente equivalente a la cuantía de la plusvalía realmente obtenida por el obligado tributario, que una vez deducida la cuota que correspondería por IIVTNU es una plusvalía inapreciable en proporción al valor de adquisición», señala la sentencia.

En cualquier caso, esta cuestión (la inexistencia del incremento del valor) ya ha quedado superada actualmente, como consecuencia de la declaración de inconstitucionalidad efectuada por el Pleno del Tribunal Constitucional en octubre del año pasado.

Por eso, la sentencia se centra sobre el hecho de que el recurrente no había impugnado la liquidación tributaria amparándose en la posible inconstitucionalidad del método de cálculo de la base imponible del tributo, tan solo esa inexistencia de incremento de valor.

No obstante, a los efectos de la declaración de responsabilidad subsidiaria, concluye que la liquidación tributaria por este impuesto, cuya deuda tributaria es objeto de la derivación de responsabilidad, «es inválida y carente de eficacia por la inconstitucionalidad de las normas legales de cobertura para efectuar la liquidación, y no puede servir de fundamento y presupuesto para la declaración de responsabilidad subsidiaria».

 

 

Fuente: CISS Wolters Kluwer. Consejo General de Economistas. REAF Asesores Fiscales.

Consulta si en tu Comunidad Autónoma existen deducciones por nacimiento, adopción o acogimiento, por ser familia numerosa o monoparental o por tener descendientes con discapacidad.

En el siguiente esquema se recogen las principales deducciones que puedes aplicar en la declaración del IRPF 2022, relacionadas con las siguientes situaciones:

1. Nacimiento, adopción o acogimiento.
2. Familias numerosas y monoparentales.
3. Descendientes con discapacidad.

DEDUCCIONES POR NACIMIENTO, ADOPCIÓN O ACOGIMIENTO

Andalucía.

  • Nacimiento, adopción o acogimiento familiar: 200 € por cada hijo nacido, adoptado o por cada menor en régimen de acogimiento familiar simple, permanente o preadoptivo, administrativo o judicial, en el período impositivo en que se produzca el nacimiento, adopción o acogimiento. Dicha deducción será de 400 € si el contribuyente reside en un municipio con problemas de despoblación.
  • En caso de partos, adopciones o acogimientos múltiples la deducción se incrementará en 200 € por hijo en caso de parto, adopción o acogimiento múltiple, siempre que no superen los 25.000 euros en tributación individual o 30.000 euros en tributación conjunta.
  • Adopción internacional: 600 € por cada hijo adoptado si no se superan los 80.000 € en declaración individual o 100.000 en conjunta.

Aragón.

  • Nacimiento o adopción. Por primer o segundo hijo: 100 € por el primer hijo y 150 por el segundo. Puede incrementarse hasta 200 y 300 euros, respectivamente, por base en declaración conjunta inferior a 35.000 euros o 23.000 euros en individual; Requisito: residencia en poblaciones inferiores a 10.000 habitantes; Por tercer o sucesivos hijos: 500 € por cada hijo, únicamente en el año en que se produzcan. Puede incrementarse hasta 600 € por base en declaración conjunta menor de 35.000 € o 21.000 en individual; Por hijos con discapacidad igual o superior al 33%: 200 €, compatible con la deducción anterior.
  • Adopción internacional: 600 € por cada hijo adoptado en el año en que se produzca.

Illes Balears.

  • No existe.

Canarias.

  • Nacimiento o adopción: 200 € por el primer o segundo hijo; 400 € por el tercero; 600 € por el cuarto y 700 € por el quinto o sucesivo. Se añaden 400 € por el primer o segundo hijo con discapacidad en grado igual o superior al 65%, y 800 € por el tercer o posterior siempre que sobrevivan los anteriores discapacitados. Aplicable con rentas no superiores a 39.000 € en individual o 52.000 € en conjunta.
  • Acogimiento: 250 € por cada menor en acogimiento familiar de urgencia, temporal o permanente, prorrateándose la cuantía de la deducción por los días reales de convivencia durante el año.
  • Gastos por enfermedad: 10% de los gastos médicos o sanitarios, por prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades, salud dental, embarazo y nacimiento de hijos, accidentes e invalidez, propios y de las personas del mínimo familiar. 10% de los gastos por aparatos y complementos, incluidas gafas graduadas y lentillas. Límite anual de 500 € en tributación individual y 700 € en conjunta, incrementándose en 100 € en tributación individual si el contribuyente acredita minusvalía igual o superior al 65%.
  • Como medida excepcional motivada por la erupción volcánica, los contribuyentes con residencia habitual en la isla de La Palma podrán deducir de la cuota autonómica un 35% de los gastos por enfermedad mencionados.

Cantabria.

  • Nacimiento o adopción: 100 € por cada hijo nacido o adoptado en el año correspondiente, siempre que la base liquidable, menos el mínimo personal y familiar, no supere los 31.485 €.
  • Acogimiento: 240 € o el resultado de multiplicar 240 € por el número máximo de menores acogidos simultáneamente en el año, con un límite de 1.200 €. Requisitos: menores seleccionados por entidad pública de protección de menores, no sean parientes del contribuyente y no sean adoptados durante el año.
  • Gastos sanitarios: 10% de los gastos por embarazo y nacimiento de hijos, por enfermedad, salud dental, accidentes e invalidez. Límite anual de 500 € en tributación individual y 700 € en conjunta; incrementándose en 100 € en tributación individual si el contribuyente acredita minusvalía igual o superior al 65% y la base imponible es inferior a 22.946 €. En caso de tributación conjunta el incremento es de 100 € por cada contribuyente con dicha discapacidad siempre que la base imponible sea inferior a 31.485 €.

Castilla-La Mancha.

  • Nacimiento o adopción: 100 € por partos o adopciones de un hijo; 500 € por dos hijos; y 900 € por tres o más hijos. Requisito: que el contribuyente genere derecho al mínimo por descendientes.
  • Acogimiento: 500 € por el primer menor en acogimiento familiar no remunerado y 600 € por el segundo o sucesivo. Requisitos: base imponible no superior a 12.500 € en tributación individual y 25.000 € en conjunta y no se perciban ayudas públicas vinculadas al acogimiento.

Castilla y León.

  • Nacimiento o adopción: 1.010 € por el primer hijo; 1.475 € por el segundo hijo; y 2.351 € por el tercero o sucesivos. El doble si el hijo tiene una minusvalía igual o superior al 33%. Incremento del 35% para los residentes en municipios de menos de 5.000 habitantes. Aplicable a bases imponibles restado el mínimo familiar y personal que no superen 18.900 € en tributación individual o 31.500 € en conjunta.
  • Partos múltiples o adopciones simultáneas: Además de la anterior, la mitad del importe obtenido en aquella, si son dos hijos o bien, o una cuantía equivalente si son tres o más hijos. Además, 901 € durante los dos años siguientes al nacimiento o adopción. Límite: base imponible menos mínimo familiar y personal, 18.900 € en tributación individual y 31.500 € en conjunta.
  • Gastos por adopción: 784 € por cada adopción realizada en el año. 3.625 € en caso de adopción internacional. Compatible con las dos deducciones anteriores.

Cataluña.

  • Nacimiento o adopción: 300 € por hijo en declaración conjunta o en la declaración del progenitor de una familia monoparental; 150 € en individual.

Extremadura.

  • Partos múltiples: 300 € por hijo si la base imponible no supera 19.000 € en tributación individual o 24.000 € en conjunta (28.000 o 45.000 €, respectivamente, para contribuyentes con residencia habitual en municipios con población inferior a 3.000 habitantes).
  • Acogimiento: 250 € por cada menor en acogimiento familiar temporal, permanente o de urgencia, si se convive con el menor 183 días o más en el año; o 125 € si la duración es menos de 183 días y más de 90 días.

Galicia.

  • Nacimiento y adopción: 300 € por cada hijo o 360 € por parto múltiple, si la base imponible menos mínimo personal y familiar es igual o mayor de 22.000,1 €. Si es igual o menor de 22.000 €, 360 € por cada hijo; 1.200 € por el segundo y 2.400 € por tercero o siguientes. Se incrementa un 20% para residentes en municipios de menos de 5.000 habitantes. La deducción se extiende a los dos años siguientes con 300 € para base entre 22.000,01 € y 31.000 €, y 360 € para bases menores o iguales a 22.000 €; 1.200 € por el segundo y 2.400 € por el tercero o siguientes Las cuantías se duplican por discapacidad del hijo igual o superior al 33%.
  • Acogimiento: 300 € por cada menor en acogimiento familiar simple, permanente, provisional o preadoptivo, administrativo o judicial, si convive 183 días o más durante el año y no hay parentesco. Si se convive más de 90 y menos de 183 días, 150 €.

Madrid.

  • Nacimiento o adopción: 600 € por cada hijo, el año que se produzca y en los dos siguientes. Por partos o adopciones múltiples, se incrementa, el primer año, en 600 € por hijo. Requisitos: base imponible no superior a 30.000 € en tributación individual o 36.200 € en conjunta; no se aplica si la suma de las bases imponibles de toda la unidad familiar supera 60.000 €.
  • Adopción internacional: 600 € por cada hijo adoptado en el año, compatible con la deducción anterior.
  • Acogimiento: 600 € por el primer menor; 750 € por el segundo; y 900 € por tercero o sucesivos. Requisitos: que permanezcan en acogimiento más de 183 días y no hayan sido adoptados el mismo año; la suma de bases imponibles no supere 25.620 € en tributación individual o 36.200 en conjunta.
  • Familias con dos o más descendientes: 10% del importe resultante de minorar la cuota íntegra autonómica en el resto de las deducciones aplicables y la parte de deducciones estatales que se apliquen sobre dicha cuota autonómica. Requisito: la suma de las bases imponibles no supere 24.000 € tanto individual como conjuntamente.

Murcia.

  • Nacimiento o adopción: 100 € por el primer hijo; 200 € por el segundo; y 300 € por el tercero o sucesivos. Requisito: la suma de bases imponibles no supere 30.000 € en declaración individual o 50.000 en conjunta.

Valencia.

  • Nacimiento o adopción: 270 € por cada hijo. Aplicable en los dos años posteriores si la suma de la base liquidable general y del ahorro no supera 25.000 € en tributación individual o 40.000 € en conjunta.
  • Nacimiento o adopción múltiples: 224 €, si cumplen los requisitos para aplicar el mínimo por descendientes estatal y la suma de bases imponibles no supera 25.000 € en tributación individual o 40.000 € en conjunta.
  • Nacimiento o adopción de hijo discapacitado: 224 € si es el único hijo con discapacidad; 275 € si tiene un hermano discapacitado físico o sensorial. Requisito: discapacidad física o sensorial al menos del 65% o psíquica al menos del 33%; suma de bases imponibles inferior a 25.000 € en tributación individual o 40.000 € en conjunta.
  • Acogimiento: 270 € para todo el periodo impositivo, prorrateándose, en caso contrario, los días que dure el acogimiento. Requisito: suma de la base liquidable general y del ahorro no supere 25.000 € en tributación individual o 40.000 € en conjunta.
  • Conciliación del trabajo con la vida familiar: 418 € por cada hijo o menor en acogimiento permanente mayor de 3 y menor de 5 años. Se aplica a la madre o acogedora. Requisitos: los niños generen derecho al mínimo por descendientes; la madre o acogedora esté de alta en la SS o mutualidad y la suma de bases imponibles no supere 25.000 € en tributación individual o 40.000 € en conjunta.
  • Contribuyentes con dos o más descendientes: 10% del importe de la cuota íntegra autonómica una vez deducidas de la misma las minoraciones para determinar la cuota líquida autonómica, excluida la presente deducción. Requisito: la suma de las bases imponibles de los contribuyentes, descendientes que dan derecho al mínimo y la de todos los miembros de la unidad familiar, no supere 24.000 €

NOTAS: Las 3 primeras deducciones son compatibles entre sí y con la deducción por familia numerosa. / En las 5 primeras deducciones anteriores, existen límites y coeficientes de aplicación para otros niveles de base imponible.

DEDUCCIONES POR FAMILIAS NUMEROSAS O MONOPARENTALES

Andalucía.

  • Familia monoparental: 100 € por hijos menores de edad excepto si viven independientes de los padres con su consentimiento. También por hijos mayores de edad con discapacidad a quienes, por resolución judicial, asista un curador. Se incrementa en 100 euros por cada ascendiente mayor de 75 años que conviva con la familia monoparental.
  • Familia numerosa: 200 € las de categoría general y 400 € las de categoría especial. Requisito: base imponible no supere los 25.000 € en tributación individual y 30.000 en conjunta.

Aragón.

  • No existe.

Asturias.

  • Familia numerosa: 505 € las de categoría general y 1.010 € de categoría especial. Requisito: base imponible no supere 25.009 € en tributación individual y 35.240 € en conjunta.
  • Familia monoparental: 303 € sobre la cuota autonómica por descendientes a cargo y no se conviva con otra persona ajena a los descendientes, salvo ascendientes por los que se aplique el mínimo por ascendientes.

Illes Balears.

  • No existe.

Canarias.

  • Familia monoparental: 100 € si no se convive con otra persona distinta de los descendientes, salvo ascendientes por los que se aplique el mínimo por ascendientes. Requisitos: renta no supere 39.000 € en tributación individual o 52.000 € en conjunta.
  • Familia numerosa: 450 € las de categoría general y 600 € de categoría especial. Si algún cónyuge o descendiente tiene una discapacidad igual o superior al 65%, serán 1.000 € y 1.100 € respectivamente.

Cantabria.

  • Familia monoparental: 200 € anuales si la base liquidable, menos el mínimo personal y familiar, es inferior a 31.485 €.

Castilla-La Mancha.

  • Familia numerosa: 200 € las de categoría general y 400 € de categoría especial. Si algún cónyuge o descendiente tiene una discapacidad igual o superior al 65%, serán 300 y 900 € respectivamente.
  • Familia monoparental: 200 euros por hijos menores de edad excepto si viven independientes de los padres con su consentimiento o hijos mayores de edad que tengan establecida alguna de las medidas de apoyo para el ejercicio de su capacidad jurídica.

Castilla y León.

  • Familia numerosa: 500 € con carácter general. Si algún cónyuge o descendiente tiene una discapacidad igual o superior al 65%, será de 1.000 €. Se incrementa en 820 € por cada descendiente, a partir del cuarto inclusive, al que se aplique el mínimo por descendiente.

Cataluña.

  • No existe.

Extremadura.

  • No existe.

Galicia.

  • Familia numerosa: 250 € las de categoría general y 400 € de categoría especial. Si algún cónyuge o descendiente tiene una discapacidad igual o superior al 65%, serán 500 € y 800 € respectivamente.

Madrid.

  • No existe.

Murcia.

  • No existe.

La Rioja.

  • No existe.

Valencia.

  • Familia numerosa y monoparental: 300 € las de categoría general y 600 € de categoría especial. Requisitos: base imponible total inferior a 25.000 € en tributación individual o 40.000 € en conjunta para categoría general, e inferiores a 30.000 € o 50.000 €, respectivamente, para especial. Existen límites y coeficientes de aplicación para otros niveles de base imponible. Compatible con la deducción por nacimiento, adopción o acogimiento familiar, por nacimiento o adopción múltiple o por nacimiento o adopción de hijo discapacitado.

DEDUCCIONES POR ASISTENCIA O CUIDADO DE DESCENDIENTES CON DISCAPACIDAD

Andalucía.

  • 100 € por descendientes con discapacidad. Requisitos: suma de bases imponibles no supere 80.000 € en tributación individual o 100.000 en conjunta. Asimismo, el 20% del importe satisfecho a la SS en las cuotas a empleados de hogar, con límite de 500 € anuales. Aplicable también a ascendientes.

Aragón.

  • 150 € por descendientes con un grado de discapacidad igual o superior al 65%, cuando convivan con el contribuyente, al menos la mitad del período impositivo. Requisitos: la persona dependiente no puede tener rentas anuales, excluidas las exentas, superiores a 8.000 € y la suma de las bases imponibles, menos el mínimo por contribuyente y descendientes, no supere los 35.000 € en tributación conjunta o 21.000 en individual.

Asturias.

  • No existe.

Illes Balears.

  • Minusvalía física o sensorial: 80 €, grado igual o superior al 33% e inferior al 65% y 150 €, grado igual o superior a 65%; Minusvalía psíquica: 150 €, grado igual o superior al 33%. Se aplica también por discapacidad de los propios declarantes. Requisito: la suma de bases imponibles no supere 13.750 € en tributación individual y 27.500 € en conjunta.

Canarias.

  • 500 € por descendiente con un grado de discapacidad igual o superior al 65%. Requisitos: suma de bases imponibles no supere 39.000 € en tributación individual o 52.000 en conjunta. Aplicable también a ascendientes.
  • Los contribuyentes con residencia habitual en la isla de La Palma, podrán practicar una deducción en la cuota íntegra autonómica equivalente al resultado de aplicar el tipo de gravamen del primer tramo de la escala autonómica, sobre una base constituida por el 10% de la cuantía correspondiente al mínimo por discapacidad del descendiente, siempre que hayan sido desalojados de forma definitiva de los inmuebles donde residían o los inmuebles donde se ubicaban sus lugares de trabajo hayan sido destruidos como consecuencia de la erupción volcánica. Aplicable también a discapacidad de ascendientes o del propio contribuyente.

Cantabria.

  • 100 € por cada descendiente menor de 3 años, por cada ascendiente mayor de 70 y por cada ascendiente o descendiente, cónyuge o hermano con discapacidad física, psíquica o sensorial igual o superior al 65%, si conviven más de 183 días del año (salvo los menores de 3) y no tengan rentas brutas anuales superiores a 6.000 € o del 1,5 del IPREM en caso de discapacidad.

Castilla-La Mancha.

  • 300 € por cada descendiente con un grado de minusvalía igual o superior al 65% y que genere derecho a mínimo por discapacidad. Aplicable a ascendientes.

Castilla y León.

  • No existe.

Cataluña.

  • No existe.

Extremadura.

  • 150 € por cada descendiente con discapacidad igual o superior al 65%. Requisitos: convivencia ininterrumpida durante al menos la mitad del año y la base imponible no supere 19.000 € en tributación individual o 24.000 € en conjunta (28.000 o 45.000 €, respectivamente, para contribuyentes con residencia habitual en municipios con población inferior a 3.000 habitantes). La deducción será de 220 € para descendientes o ascendientes con reconocimiento de ayuda a la dependencia.

Galicia.

No existe.

Madrid.

No existe.

Murcia.

No existe.

La Rioja.

No existe.

Valencia.

No existe.

 

 

Fuente: CISS Wolters Kluwer. Consejo General de Economistas. REAF Asesores Fiscales.

La producción de bienes intermedios cayó un 5% en julio, y la de bienes de consumo no duradero, un 0,7%.

La producción industrial en España aumentó un 1,3% en julio con respecto al mismo mes del pasado año, una tasa 5,3 puntos inferior a la de junio (6,6 puntos) lastrada por los bienes intermedios y los bienes de consumo no duradero.

De acuerdo al índice de producción industrial (IPI) publicado este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la producción de bienes intermedios cayó un 5% en julio, y la de bienes de consumo no duradero, un 0,7%.

Estos descensos fueron compensados por los aumentos de producción del resto de componentes del índice: la energía, que creció un 13,2%; los bienes de equipo, un 1,6%, y los de consumo duradero, un 1%.

Leer más…

Fuente: Cinco Días

La reforma de la ley concursal permitirá a los acreedores de una empresa forzar la recapitalización si la justicia estima que se trata de una solución para mejorar su viabilidad.

La reforma de la ley concursal sigue modificando aspectos importantes para las empresas que se encuentren en apuros. La última novedad conocida tiene que ver con las reestructuraciones, que dejarán de ser competencia exclusiva de los emprendedores.

Así, la medida permitirá a la justicia imponer una recapitalización dentro de la empresa a petición de sus acreedores, siempre y cuando quede acreditado que la medida mejoraría la viabilidad de la compañía y atender mejor sus deudas. En este sentido, la nueva ley concursal reconoce a los acreedores como grupo de interés económico dentro de la organización.

Se trata de una medida que ya lleva tiempo implementada en otros países, y una de las reclamaciones históricas por parte de los acreedores, que se ve respondida de esta manera en la reforma de la ley concursal. Con esta decisión, el catálogo de soluciones para las empresas con dificultades económicas se amplía, algo que ayudará a desbloquear algunos procesos concursales enquistados.

Además, la reforma de la ley concursal incluye otras novedades interesantes que te podrían sacar de más de un apuro como emprendedor si tu empresa pasa por un momento de dificultad en medio de la crisis de suministros y la inflación derivada de la crisis del mercado energético.

La nueva ley concursal protege más el patrimonio de los emprendedores.

Además del poder de los acreedores para imponer recapitalizaciones en la empresa, la reforma de la ley concursal incluye otras importantes novedades, como la protección del patrimonio personal del emprendedor en caso de concurso.

Así, los empresarios podrían conservar su vivienda, su vehículo o sus herramientas de trabajo mientras se benefician de un porcentaje de exoneración de su deuda. Aunque, como es lógico, esta exoneración no está libre de condiciones. Los emprendedores que se acojan a un concurso de acreedores y se beneficien de las nuevas medidas de la ley concursal deberán cumplir con un plan de pagos acordado, que deberá ser aprobado por, al menos, el 40% de los acreedores afectados por la quita.

Además, el borrador que prepara el Gobierno tendría un apartado específico para las micropymes. El 10% de estas empresas terminan cerrando durante su primer año de vida, por lo que la nueva ley concursal busca agilizar los trámites necesarios en la liquidación, permitiendo que todo el proceso se realice a través de internet.

Leer más…

Fuente: Emprendedores

Los precios están subiendo más de lo que parece. Esta es la curiosa alerta lanzada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) de España.

Cada vez es más difícil llegar a final de mes con la constante subida de los precios de alimentos. Ya sea por huelgas, falta de suministros, encarecimiento de la energía, paros o guerras, lo cierto es que el IPC se disparó hasta el 10% en julio en España, el mayor registro desde 1985. Ante esta situación las empresas toman medidas. Tratan de mantener los márgenes sin encarecer los productos para no perder clientes. Una opción posible para bajar costes es reformular el producto con ingredientes más baratos. Pero es más fácil reducir su cantidad…

La reduflación es una estrategia que consiste en disminuir de forma casi imperceptible el tamaño o la cantidad del producto manteniendo el mismo precio o, incluso aumentándolo. Es de uso habitual en los productos opacos. Abres y.… ¡Sorpresa!. Un ejemplo típico es el de las bolsas de patatas fritas con más y más aire y menos chips, aunque afecta también a la pasta, yogures, conservas, congelados y productos de droguería como suavizantes, champús o detergentes.

Se trata de una subida de precios encubierta puesto que en la mayoría de los casos controlamos el precio del producto que adquirimos, pero no su peso.

A este fenómeno se le bautizó en la década de 2010, en los medios anglosajones, como ‘shrinkflation’, un acrónimo de ‘shrink’, que significa reducción, y ‘flation’, referido al proceso de inflación.

La primera reduflación pudo haber sido la que hizo en 1987 American Airlines, cuando ahorró 40.000 dólares al año suprimiendo una única aceituna en las ensaladas que servía a los pasajeros.

La propia Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ya denunció el pasado mes de octubre que ciertas marcas estaban vendiendo menos producto por el mismo precio. “Hemos detectado que algunos fabricantes de alimentos están reduciendo el contenido de sus envases entre un 5% y un 10% para despistar a los consumidores y que no se note la subida de precio”.

Un 7% de los 238 productos analizados por la OCU han reducido su tamaño. “La táctica ha sido empleada por Pescanova (en los lomos de merluza), Danone (cinco gramos menos en un yogur), Gallo, Cola-Cao, Tulipán, y recientemente hemos visto también un par de casos en Revilla y Campofrío”, explica su portavoz Enrique García. Son pequeñas diferencias de tamaño, cuenta, como poner 10 gramos menos de chorizo en el envase y seguir vendiéndolo a un euro.

Yogures Activia (5 gramos menos); el bote de Cola-Cao (pierde 40 gramos); la margarina de Tulipán (50 gramos menos); los Doritos (5 unidades menos por bolsa) y los espaguetis y macarrones de Gallo, «que aparentan haber subido solo el 3,7% y 4,1% respectivamente, cuando en realidad, si tenemos en cuenta su nuevo contenido, han pegado un subidón del 15,2 y 15,7%, respectivamente.

En ocasiones, estos cambios en los envasados o las cantidades se argumentan diciendo que se reducen los tamaños para eliminar calorías, o que responden a una decisión comercial por las modificaciones en los hábitos de consumo, en la demanda del cliente, pero también hay razones de ahorro en costes, que pocas veces son admitidas.

¿Puede tratarse en algún caso de una práctica engañosa?

Siempre que las nuevas cantidades aparezcan reflejadas en los envases la táctica es legal, aunque «se considera un engaño porque el margen comercial sigue siendo el mismo y quien pierde es el consumidor».

Fuentes del Ministerio de Consumo indican que la vigilancia para detectar si se producen irregularidades en el sector depende en España de las Comunidades Autónomas y que no le ha llegado ninguna denuncia al respecto.

La reducción del tamaño de los productos, además de ser una práctica poco ética, a veces puede resultar más polémica que subir los precios directamente. Fue el caso de Toblerone. Su fabricante provocó el rechazo de los consumidores al poner más espacio entre los picos de las populares chocolatinas para reducir su peso y coste.

Finalmente, la empresa Mondelez International, lo tuvo que reconocer y aceptó públicamente que la decisión de cambiar la forma de la barra, con la consiguiente pérdida de su peso, estuvo destinada a mantener el producto accesible para los clientes, por los elevados costes internacionales del cacao.

Es una estrategia utilizada en periodos de crisis económicas y en etapas inflacionistas como la que vive España actualmente. La crisis aprieta y ya no basta, únicamente, con buscar los precios más baratos; ahora toca comparar y mirar con detalle cualquier producto de la cesta de la compra. Lo que hay que hacer siempre es mirar el precio por kilo o por litro, algo que la ley obliga a poner a los establecimientos comerciales.

Y un aviso a navegantes… tal y como dice Eduardo Irastorza, profesor del OBS Business School “Esto debería preocupar a las marcas, porque un cliente enfadado es 10 veces más activo que un defensor de la marca, un riesgo que no puede asumir en un momento tan crítico. Antes esto mismo podía llevar semanas en expandirse, pero en los tiempos actuales, una mala praxis corre como la pólvora en las redes sociales”.

Fuente: CISS Contable Mercantil (Ainoa Iriarte Ibargüen)

Si una empresa de fabricación de bombillas inventara una que nunca se funde, ¿podríamos comprarla o su patente se quedaría dentro de un cajón?

Confundir una herramienta con una meta puede salir caro. Una mala ponderación de qué es realmente importante y qué no tiene el potencial de ser el detonante de un error crítico. El deseo de ganar dinero, de prosperar y de tener más posesiones es un incentivo indispensable para el funcionamiento de la economía tal y como se entiende en la actualidad. Pero ¿y si se tratara de un motor que tiene fallos fundamentales desde el principio?

Un ejercicio hipotético. Una empresa de fabricación de bombillas lleva años en el negocio. Tras invertir en investigación con el objetivo de superar la durabilidad de las bombillas de la competencia y lograrlo a medida que pasa el tiempo, un día descubren una técnica que da como resultado la creación de una bombilla que tiene tanta duración que, en la práctica, es casi infinita.

El afán de lucro llevó a la empresa a crear mejores bombillas a lo largo de los años, algo que benefició a la sociedad en conjunto. El problema llegó cuando descubrieron la bombilla infinita. La empresa se enfrenta a un dilema. Si la sacan al mercado, pueden quebrar mandando al paro a sus trabajadores. Si la guardan en un cajón, seguirán teniendo la posibilidad de ganar dinero con su negocio. ¿Qué ocurriría?

La pregunta es sencilla, pero no es así la respuesta ni sus consecuencias. De la forma en la que se responda, depende el futuro de la sociedad. De si es posible encontrar algún día soluciones duraderas y reales o si, por el contrario, existe una tendencia de base a poner parches ya que estos permiten lucrarse mejor que las soluciones en algunos casos.

“Si descubren esa bombilla que nunca se va a fundir, tendrán que buscar una nueva actividad a la que dedicarse”, sentencia José Luis Fernández, doctor en Filosofía y director de la Cátedra de Ética Económica y Empresarial de la Universidad Pontificia de Comillas.

Fallo y acierto de Keynes.

El profesor recuerda que, en 1930, el famoso economista John Maynard Keynes dio una conferencia en Madrid. Titulada Las posibilidades económicas de nuestros nietos, en ella, Keynes sostuvo que en cien años iba a quedar resuelto el problema económico. “Es decir, Keynes estimó que dentro de ocho años todo el mundo tendrá comida. Que todas las necesidades económicas estarían cubiertas y que, por fin, podríamos centrarnos en lo importante. Que podríamos dedicarnos a mejorar como seres humanos, a la parte ética. Evidentemente, Keynes se equivocó en su pronostico, pero tiene un mensaje potente: que la economía no es lo último a lo que debemos aspirar los seres humanos”, razona el filósofo.

“Se trata de un medio. Hay fines por encima de la economía que merecen más la pena. Las empresas son gente, en el fondo. Es imposible que todo el mundo en una empresa se ponga a conspirar contra la humanidad. Se puede dar en menor medida, hay empresas que quieren ganar dinero a toda costa, pero hay otras que van a tener esa capacidad de compartir con la humanidad lo que han descubierto. Los trabajadores y el presidente de una empresa son personas, y no es probable que todos se vuelvan ciegos y locos a la vez”, reflexiona.

Según Fernández, lo que finalmente acabe haciendo la particular empresa de la bombilla infinita dependerá de lo que creamos que es correcto y conveniente. “Esto implica reflexionar, buscar cuáles son los valores que valen la pena. Todos tenemos una tarea personal del más alto nivel: la de tratar de ser mejores personas”, afirma.

El disfraz fundido.

Emilio Campomanes, experto en ética y responsabilidad social corporativa, detalla, por su parte, que lo que ocurra con la bombilla influirá enormemente en su campo de trabajo. “El tiempo siempre va hacia adelante. Las empresas deben entender que sus descubrimientos son parte de la sociedad, porque la sociedad les ha ayudado a crearlos. La RSC es el mecanismo creado para que las empresas formen parte activa de la sociedad e incorporen entre sus objetivos el bien común. El alejamiento entre la empresa y la sociedad debe eliminarse”, asevera.

Leer más…

Fuente: Cinco Días